Portada » Llega la prueba piloto de la semana de 4 días a la Comunidad Valenciana

Llega la prueba piloto de la semana de 4 días a la Comunidad Valenciana

by Redacción

La jornada de cuatro días o 32 horas, que València prueba en una iniciativa piloto a lo largo de este mes de abril, se enfrenta a un cambio de cultura empresarial pero también a los efectos de las nuevas tecnologías en el ámbito laboral, al reparto del trabajo y al mantenimiento de la productividad.

Estas cuestiones han centrado el debate “La jornada de 4 dies a debat: una realitat o una utopia?” con el alcalde de València, Joan Ribó, y los secretarios generales de CCOO PV, Ana García, y UGT PV, Ismael Sáez, como protagonistas en una sesión organizada para reflexionar sobre las acciones políticas y legales en torno al modelo productivo, la política de cuidados y la revolución tecnológica en el camino a la consecución de la reducción de la jornada.

La ciudad de València pone en marcha precisamente el próximo 10 de abril un proyecto piloto de semana laboral de cuatro días hasta el 7 de mayo, cuatro semanas consecutivas con festivo en lunes: el lunes 10 (Lunes de Pascua), 17 de abril (San Vicente Ferrer), 24 de abril (por el 22 de enero, San Vicente Mártir) y 1 de mayo (Día del Trabajo).

El alcalde de València, Joan Ribó, ha anunciado que las conclusiones sobre la semana laboral de 32 horas en la ciudad estarán listas a finales de julio ya que «se tiene que hacer la encuesta, valorar, evaluar, sacar datos» y es un proceso «complejo».

València realiza este mes un proyecto piloto sobre la jornada laboral de 32 horas durante cuatro semanas consecutivas, aprovechando el Lunes de Pascua, San Vicente Ferrer, el Primero de Mayo y la declaración del 24 de abril como festividad local en la ciudad. El objetivo es realizar un estudio y utilizar las conclusiones para elaborar un informe sobre la aplicación y consecuencias sobre el ocio, la movilidad, la economía y la salud de las personas.

El primer edil ha subrayado, durante su intervención en la primera mesa redonda, ‘Acciones políticas y legales para la consecución de la jornada laboral de 4 días’, que la recepción de la iniciativa por parte de la ciudadanía, según el último barómetro municipal con una muestra de 2.358 personas, se califica con 7,9 puntos sobre diez.

En este sentido, el alcalde ha resaltado que la ciudadanía valora «positivamente» el proyecto porque «puede ayudar a la conciliación familiar, mejorar la productividad y la vida de las personas, y disminuir el cambio climático».

Asimismo, ha incidido en que es una cuestión que «tienen que negociar los sindicatos con la patronal», donde el Ayuntamiento «ni entra ni sale». «Es un problema de negociación donde cuesta avanzar en esta dirección, pero hay voluntad de hacerlo», ha afirmado».

A su juicio, avanzar en la reducción de la jornada laboral «es un paso adelante» que «implica distribución del trabajo». Igualmente, ha remarcado la «necesidad» de «abrir el debate, de estudiar, de evaluar, de aportar datos objetivos y ponerlos el alcance de toda la sociedad».

El primer edil ha señalado que la pandemia de la Covid-19 «preparó el terreno para trabajar de otras maneras», junto a los «cambios tecnológicos y la nueva percepción de la cultura del trabajo, que prima el tiempo libre».

Además, ha defendido que «se debe tener en cuenta la lucha contra el cambio climático, que comporta la eliminación de las emisiones de efecto invernadero generadas fundamentalmente por los combustibles fósiles, y, por lo tanto, hace falta reducir los desplazamientos diarios en coches de diésel y gasolina».

Por su parte, la secretaria general de CCOO-PV ha hecho hincapié en la importancia de la reducción de la jornada laboral «sea en la fórmula que sea», pues lo «importante» es «mejorar las condiciones de trabajo y de la vida de la clase trabajadora». «Creemos firmemente que es el momento de abrir el debate», ha afirmado.

García ha resaltado que, a su juicio, este proyecto piloto «va a tener una repercusión positiva para la clase trabajadora, las empresas y la sociedad en general».

Asimismo, ha indicado que los resultados «no van a verse inmediatamente», pero «mejorará a las empresas porque mejorará la productividad» y «la calidad de vida», ya que «tener más ocio equivale a más productividad, más consumo y más generación de empleo».

«Las 40 horas no cayeron del cielo, se pelearon y se conquistaron, pues intentemos conquistar también mejores condiciones de trabajo», ha manifestado, al tiempo que ha agregado que «es difícil hacer entender a las patronales que tiene que cambiar esa mentalidad de presencialidad».

En esta línea, ha defendido un «cambio de cultura empresarial» y ha remarcado que la colaboración público-privada «no es para que lo público acabe en el bolsillo de lo privado, es para que lo privado también aporte».

La secretaria general de CCOO-PV se ha mostrado «optimista» ante la puesta en marcha de esta iniciativa: «Hay que serlo porque, si no, no nos moveríamos para avanzar, hay que ser utópicos porque, si no, no daríamos pasos».

Por su parte, el secretario general de UGT-PV ha subrayado que la reducción de jornada «tiene que ir inevitablemente acompañada de productividad» y, a su juicio, para que eso suceda «es necesario que se establezca ese debate, que los poderes públicos lleguen a la conclusión de que es preferible el reparto de empleo ante revoluciones tecnológicas que pueden determinar la pérdida de empleo».

«Es un reto que el futuro nos pone ya delante y este planteamiento del Ayuntamiento permite que el debate se abra», ha destacado, al tiempo que ha incidido en que es «positivo».

Sáez ha defendido que «la manera de conseguirlo es con ayudas públicas» para que la productividad «se mantenga o mejore». «Aunque es verdad que trabajando menos horas al día la productividad mejorará, la pregunta es: ¿mejora hasta el punto de que se mantenga el salario? Creo que eso es difícil que matemáticamente encaje», ha apuntado.

Para el secretario general de UGT-PV, «es imprescindible abrir el debate» y la iniciativa «busca fundamentalmente esto». «Soy optimista porque si no lo hacemos bien, el mundo irá peor y las revoluciones que se avecinan nos obligan a plantearnos ese debate», ha concluido.

Experiencias piloto

Las Naves es la entidad encargada de diseñar y llevar a cabo la evaluación. En la jornada de este lunes se ha abordado este piloto, así como experiencias de otros lugares, como Reino Unido e Islandia.

En la segunda mesa redonda, ‘Pioneros y pioneras en la implantación de la jornada de 32 horas’, ha participado el director de la plataforma y centro de investigación Autonomy Work, Will Stronge, quien ha estado detrás de experiencias pilotos de la jornada de cuatro días en Reino Unido e Islandia.

También han estado la impulsora de La Francachela, María Alvarez, y el gerente de la empresa valenciana Brandsummit, David Baldoví.

La tercera mesa redonda, ‘Trabajar 4 días, salud, cuidados y sostenibilidad’, se ha centrado en los diferentes impactos que la jornada de 32 horas puede tener en las vidas de los ciudadanos.

El ambientólogo y divulgador Andreu Escrivà ha aportado la vertiente medioambiental; la activista e investigadora Carmen Castro ha señalado los aspectos relacionados con los cuidados desde una perspectiva feminista, y Ángel Martínez ha remarcado el impacto en la salud y bienestar de las personas.

You may also like